Preámbulo

Economía. Las repercusiones políticas de los problemas económicos.

El petróleo ya no es una solución para México.

Aun cuando ya no tenemos una economía dependiente del petróleo ---porque en nuestras exportaciones actuales significa únicamente el 10% de ellas y los hidrocarburos han sido sustituidos por importantes exportaciones no petroleras, las más notables, quizás, de la industria automotriz, autos y partes---, para el gasto público todavía los ingresos petroleros responden por un 25% del presupuesto.

La Reforma del Estado. La corrupción, el Estado de Derecho y las drogas.

El asunto Moreira y el de El Chapo tienen un denominador común: la corrupción.

Los problemas derivados de las actividades delictivas de Joaquín Guzmán Loera “El Chapo” y, por ejemplo, los cuantiosos desfalcos de Humberto Moreira, tienen un denominador común que es la corrupción demasiado generalizada entre nuestros gobernantes, políticos, jueces y magistrados, legisladores y funcionarios públicos. Desde luego no todos ellos son reos, por igual, de estos crímenes. Pero por lo que se puede ver, los implicados en la corrupción son suficientes para mantener al país en una grave situación de ausencia del Estado de Derecho y de la aplicación de la ley.

La Economía. Necesitamos una economía de mercado con responsabilidad social.

Es indispensable incrementar el nivel de los salarios.

Lo ahorrado por los asegurados en el IMSS, durante decenas de años, fue gastado de manera irresponsable por los gobiernos, sin guardar las reservas necesarias para hacer frente a las obligaciones de pago del retiro y de las pensiones, durante lustros. También debemos considerar que la proporción que se ahorra en función del salario es pequeña, comparada con la utilizada en los países que han adoptado mejores prácticas donde el ahorro, para ese fin, anda alrededor de 20%, contra nuestro 8.0% que está muy lejos de ser suficiente para poder gozar, después, de una pensión razonable.

La Iglesia. Repercusiones políticas del viaje del Papa Francisco a Cuba y Estados Unidos.

La fuerza espiritual de la Iglesia incide en México.
Para México, la visita del Papa y sus consecuencias, tienen una actualidad innegable en la situación que está viviendo el país, sumido en gran desasosiego por la evidencia, inocultable, de una corrupción que pareciera imbatible, extendida a lo largo y ancho de todo nuestro territorio, en todos los estamentos políticos y sociales; los numerosos brotes de ingobernabilidad, la realidad insoslayable de una violencia avalada por cientos de miles de muertos y decenas de miles de desaparecidos, acusaciones sustanciadas de graves y generalizadas violaciones a los derechos humanos y problemas ancestrales que emergen hoy con fuerza como la miseria y la pobreza, las abismales diferencias y las deficiencias educativas. Un panorama preocupante…

El PRI y el Presidente Enrique Peña Nieto. Análisis del Mensaje, del Tercer Informe de Gobierno.

El Mensaje fue francamente insatisfactorio.

El enfoque del Presidente acerca de los graves problemas de corrupción, violencia y violación a los derechos humanos pareció francamente insatisfactorio: El Primer Mandatario, quien tiene el compromiso primario y fundamental de cumplir y hacer cumplir la ley, compareció ante la audiencia de invitados y la opinión pública nacional como si estuviera cumpliendo a cabalidad con esa grave obligación legal, o bien, aparentando se tratara de un observador externo que estuviera describiendo los problemas de un tercero, y no su propio balance, a propósito de la obligación de dar cuentas de su actuación, aceptando su responsabilidad en todo aquello que no es satisfactorio y forma parte de sus tareas como Jefe del Ejecutivo.